Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipi Suspend isse ultrices hendrerit nunc vitae vel a sodales. Ac lectus vel risus suscipit venenatis.

Amazing home presentations Creating and building brands

Projects Gallery

UDO / Asistencia  / ¿Para qué sirven las bombas intratecales?

¿Para qué sirven las bombas intratecales?

Las bombas intratecales son una de las alternativos de tratamiento que UDO Valencia pone a tu alcance para luchar contra el dolor. Cuando el dolor crónico es de gran intensidad y su tratamiento mediante rehabilitación, medicación vía oral, infiltraciones o cirugía no han sido suficientes, el médico especialista en tratamiento del dolor puede recomendar el uso de una de estas bombas intratecales, programándola para la infusión intratecal de medicamentos de forma controlada.

Las bombas intratecales o bombas de infusión interna son sistemas implantables y programables que confieren al paciente gran autonomía, sin percibirse externamente su presencia. Se denominan bombas intratecales ya que se aplican en el espacio intratecal. Este es el espacio que hay entre la duramadre, la membrana que rodea todo el sistema nervioso central, y la médula espinal, que contiene líquido cefalorraquídeo, el que baña todo el sistema nervioso central. Al inyectar medicación en el espacio intratecal, éstos se incorporan directamente al líquido cefalorraquídeo consiguiendo mejores resultados contra el dolor con dosis muy pequeñas de fármacos.

El tratamiento con bombas intratecales en UDO Valencia

El tratamiento con bombas intratecales permitirá al paciente llevar una vida normalizada dentro de sus limitaciones La técnica consiste en implantar un sistema automático que administra medicación de forma continua mediante una de estas bombas intratecales que será colocada debajo de la piel, mediante una intervención quirúrgica.

El procedimiento médico de las bombas intratecales se trata de un intervención sencilla y rápida, de unos 40 o 50 minutos de duración. Se realiza en quirófano. Se realizan las incisiones en las zonas a tratar y posteriormente se introduce un catéter directamente en el espacio intratecal mediante un pequeño corte en la espalda a nivel de la columna lumbar. El catéter se pasa por debajo de la piel, y se conecta a la bomba intratecal, que se sitúa mediante otra incisión, en el abdomen.

Las bombas intratecales son programables desde un ordenador, lo que permite regular la cantidad de fármacos que se inyectan, siempre según las necesidades del paciente. Una vez implantadas, las bombas intratecales precisan relleno de su depósito cada varios meses ya que por su tamaño solo acepta una cantidad limitada de medicación. Las bombas intratecales han conseguido convertirse en una alternativa terapéutica eficaz y segura para el paciente. Ahora bien, el éxito o fracaso de este tratamiento va a depender de realizar una selección rigurosa del paciente.

No Comments

Reply